– Pero… ¿porqué? ¿Por qué tiene que morir alguien?
– Alguien tiene que morir para que los demás sepamos apreciar la vida. 

 

Las Horas.

– No te lo hubiese contado porque sabría que nunca me perdonarías.

– Claro que sí, ya lo he hecho.
– ¿Por qué te lo dijo?
– Porque es un cabrón.
– Cómo ha podido…?
  Él quería que pasara esto.
–  ¿Por qué ponerme aprueba?
– Porque soy un idiota.
– Si, te habría querido para siempre. Ahora vete por favor.
– No me hagas esto. Háblame.
– Te estoy hablando, vete a la mierda.
– No, perdona, no me has entendido. Yo no quería…
– Claro que sí.
– ¡¡Te quiero!!
– ¿Dónde?
– ¿Qué?
– ¡Enséñamelo! ¿Dónde está ese amor? No lo siento, ni lo toco, no lo noto. Lo oigo, oigo palabras pero no  me sirven de nada tus palabras vacías. Digas lo que digas ya es tarde.
–  Por favor, no me hagas esto.
– Ya esta echo.
004CLO_Natalie_Portman_081
Closer.

– Que yo no me puedo quedar de brazos cruzados si veo que alguien te está jodiendo.

jojm8u7kzlzxxjb79z4bba6d0b705dd_los-protegidos---1x12---sandra-y-culebra_mNo puedo soportar que alguien te haga daño.
– No me hagas esto por favor.
– ¿Hacer el qué? ¿Qué estoy haciendo?
– Quererme. Eso es lo que estás haciendo y no puedes estar protegiéndome eternamente, ni cuidándome ni estando ahí cuando tenga un problema.
– ¿Porqué? ¿Porque no?
– Pues porque si sé que estas ahí, si sé que haga lo que haga puedo contar contigo y refugiarme, entonces jamás voy a poder olvidarme de ti.
– ¿Eso es lo que quieres? ¿Olvidarte de mi?
– Tenemos que dar un paso hacia delante.
– Pues yo no sé si voy a poder.
– Es la única oportunidad que tenemos de ser felices.

Ninguno hace caso del agua

tengo-ganas-de-ti-pic-1que va después de la lluvia. Cuando vuelve el sol, poco importa si sobre esa agua hay lágrimas después de haber llorado, por amor, por dolor. El agua se evapora, vuelve al aire y a nuestros pulmones, respirando el viento que sentimos en la cara. Y las lágrimas vuelven a entrar en nosotros, como las cosas que hemos perdido. Pero nada se pierde en realidad. Cada segundo que pasa, cada luna que surge no hacen más que decirnos : Vive. Vive y ama lo que tú eres, como tú seas, por lo que seas. Mira al cielo, cierra los ojos y no te canses nunca de soñar.

Tengo ganas de ti.

Siempre he creído en los números.

008_gucciEn las ecuaciones y la lógica que conducen a la razón. Pero, después de toda una vida de tales búsquedas me hago la pregunta, ¿Qué es verdaderamente la lógica? ¿Quién decide la razón? Mi búsqueda me ha llevado a través de las matemáticas, la metafísica, la ilusión y luego de regreso. He hecho el descubrimiento más importante de mi carrera, el descubrimiento más importante de mi vida. Es sólo en la misteriosa ecuación del amor en donde hay razones lógicas que pueden encontrarse. Estoy aquí esta noche sólo debido a ti. Tú eres mi razón. Tú eres todas mis razones.

Una mente  maravillosa.

Rose: Te quiero, Jack.

Jack: No hagas eso. No te despidas de mi. Aún no, ¿me has entendido?
Rose: Tengo mucho frío.
Jack: Escucha Rose, vas a salir de esta. Seguirás adelante. Vas a tener muchos bebés y les verás crecer. Morirás siendo una viejecita adorable en tu cama. No aquí, no esta noche, no de este modo, ¿me has entendido?
Rose: No siento mi cuerpo.
Jack: Ganar el pasaje, Rose, es lo mejor que me ha ocurrido jamás. Me ha llevado a ti. Estoy agradecido a eso, Rose, muy agradecido. Debes hacerme ese honor. Debes prometerme que sobrevivirás, que no te rendirás no importa qué ocurra. No importa lo desesperada que estés. Prométemelo ahora, Rose, y no rompas nunca esa promesa.
Rose: Lo prometo.
Jack: No te rindas jamás.
Rose: No me rendiré jamás, Jack. No me rendiré.
Titanic7
Titanic.

– No sé cuando me enamoré de ti

tumblr_m2c2gm7Kug1qgfiqjo1_500_largeni cuánto porque no hay metros cúbicos ni litros para medir todo eso, pero si se porqué, por que cuando andas con catarro hueles a visvaporú, y por que tienes un hueco aquí entre el hombro y el pecho y cuando pongo la cabeza me siento en casa, y porque todas las fotos que tengo tuyas sales siempre sonriendo, en todas. Y tú, ¿porqué te enamoraste de mi?
-Yo no escogí enamorarme de ti. Pero la primera vez que te besé, nuestros dientes se rozaron por una milésima de segundo y fue increíble, y la hora exacta de ese beso eran las 12.10 y quité la pila del reloj, para que se quedase la hora detenida para siempre, parada. El minuto exacto en el que me besaste está metido en un reloj para siempre y ya nunca sé qué hora es, pero me da igual, y desde entonces miro constantemente el reloj… Sabes lo que me gustaría, estar tumbado contigo sobre la hierba mirando la luna esa naranja que hay algunas noches de verano y que empezara a nevar y sentir los copos en la cara y tu mano..

Los hombres de Paco.