Y de repente llegas tú.

Nunca había conocido a nadie que de verdad pensara que yo valía la pena, hasta que te conocí a ti, y tú lograste que yo también me lo creyera, así que por desgracia te necesito… y tú me necesitas a mi.

amor-y-otras-drogas1

El amor y otras drogas.

Anuncios